Iluminación en una vivienda

Esta entrada tiene como objetivo asesorar e informar sobre los distintos tipos de luminarias que se pueden instalar en una vivienda, así como recomendar el uso de la más eficiente energéticamente. Cabe destacar que con independencia de las luminarias que se escojan, en MYSMARTHOME integramos la monitorización, gestión y control de cualquier tipo de luminarias y de cualquier fabricante en el sistema de control inteligente (sistema domótico), pudiendo controlarlas a través de los pulsadores, pantallas táctiles y dispositivos móviles, tanto desde el interior  de la vivienda como remotamente desde cualquier parte del mundo.

Existen a grandes rasgos 3 categorías de luminarias:

  • Convencionales

Estas luminarias son las primeras bombillas que salieron al mercado, o expresado de manera coloquial: son las que ha habido siempre. Están en desuso debido a la gran cantidad de potencia que consumen para la luminosidad que proporcionan. La bombilla estándar convencional consumía 60 w de potencia. Se calentaba bastante y muy fácilmente, por lo que la frecuencia con la que se fundían era muy elevada.

Ejemplo de bombilla convencional:

se

  • Bajo Consumo

Estas luminarias fueron una revolución en cuanto salieron al mercado. Consumen menos potencia que las convencionales para proporcionar una misma intensidad lumínica, con la consiguiente eficiencia energética que eso conlleva. Además, aunque siguen calentándose, su intensidad calorífica es mucho menor que las convencionales, por lo que tardan mucho más en fundirse. Sus únicos inconvenientes son que una vez que se prenden, tardan un cierto tiempo en alcanzar el 100% de su intensidad lumínica, gran inconveniente si se colocan en estancias de paso como entrada, recibidores o pasillos, o en estancias que solemos pasar poco tiempo como un aseo. Su otro inconveniente es la estética, suelen ser de formas irregulares y a veces muy alargadas.

Ejemplo de bombilla de bajo consumo:

se2

  • LED

Estas luminarias son actualmente la mejor opción para la iluminación de una vivienda. La iluminación LED ha venido para quedarse. Es el presente y seguirá siendo el futuro. ¿Por qué? Debido a que tienen la misma intensidad lumínica, medida en lumen (lm), que las bombillas convencionales (sean estas halógenas, incandescentes o fluorescentes), pero consumiendo 10 veces menos, además de no calentarse, lo que hace que no desprendan calor y no se fundan en al menos 2 años. Durante un tiempo hubo un intento de sustituir las luminarias convencionales por las bombillas de bajo consumo, pero estas actualmente están también en desuso por la aparición de las luminarias LED. Y es que las bombillas de bajo consumo tienen un consumo en potencia mayor que las bombillas LED, además del inconveniente que tardan un tiempo en encenderse al 100%, mientras que los LEDs se encienden al instante al 100%.

Ejemplo de bombillas LED:

led_bombillas_led

En la siguiente tabla se pueden apreciar claramente las ventajas de utilizar bombillas tipo LED. El consumo de una única bombilla convencional equivale al consumo de 10 bombillas tipo LEDs. Significa un ahorro en la factura eléctrica del 80% en la parte de iluminación.

Ejemplo comparativo: bombilla convencional vs bombilla LED

 

Bombilla convencional

Bombilla led

60 w

6 w

500 lm

520 lm

Encendido directo

Encendido directo

Desprende calor

No desprende calor

2240h de funcionamiento

5376h de funcionamiento

También cabe mencionar que al usar iluminación LED se puede recrear en la vivienda varios ambientes lumínicos, ya que ciertas bombillas LED tienen la capacidad de iluminar en una gran gama de colores, y no sólo en la gama de blancos y amarillos como lo hacen las bombillas convencionales y de bajo consumo.


Gracias por leer esta entrada. Seguiremos publicando regularmente.

Escrito por: Manuel Villalobos – Área de Ingeniería & Área de Comunicación

About the Author

The Author has not yet added any info about himself

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *